lunes, 17 de mayo de 2010

Manhattan (Woody Allen, 1979)


— Me siento muy bien contigo.

— No te culpo, ¿sabes?

domingo, 16 de mayo de 2010

Tiempo-Time-Temps-Tempo


Cuánto tiempo sin escribir. Y cuántas vivencias ya vividas -valga la redundancia-, des de que no escribía. Y sin embargo, el tiempo pasa y todavía no sé hacia dónde ando, ni hacia donde voy. ¿Lo sabré algún día? Espero que sí. Y espero tener fuerzas para seguir escribiendo. Porque como ya comenté hace mucho tiempo:

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

(Blas Infante)

domingo, 14 de marzo de 2010

Mi idolatrado escritor Miguel

Nos ha dejado uno de las grandes figuras de la literatura española del s.XX. Miguel Delibes marcó un antes y un después en la literatura, con obras maestras como La sombra del ciprés es alargada, El príncipe destronado o Los Santos Inocentes.
Su afán por el mundo rural y su capacidad de crítica hizo que la literatura mejorara su situación, relegada a unos pocos autores en épocas del franquismo.

Delibes era grande, y se ha marchado, como otros muchos.

No obstante, el patrimonio que nos deja es enorme y lo podremos disfrutar siempre que querramos.


Miguel Delibes Setién: Valladolid, 12 de octubre de 1920- Valladolid, 12 de marzo de 2010

lunes, 8 de marzo de 2010

Actualidad movida

En este finde semana y en este lunes han acontecido muchas cosas:
Para empezar, los Oscar 2010, muy esperados, y con más de una sorpresa. Si todos nos pensábamos que Avatar batiría récords, nos hemos equivocado. La película más oscarizada ha sido la cinta de Kathryn Bigelow, En tierra hostil, que se ha llevado la friolera de 6 Oscar de la Academia. La película de su ex, James Cameron, ha sido la perdedora de la gala. No he visto En tierra hostil, pero según he leído es muy poco crítica con los soldados norteamericanos y su acción en Irak. En cuanto a los premios de interpretación, Sandra Bullock se ha hecho con el Oscar a la Mejor Actriz; me ha encantado su discurso, bastante larguito, pero desafiando a la Academia, ya que se ha emocionado y eso no está bien visto.
El Mejor Actor ha sido Jeff Bridges, actorazo que ya era hora que se hiciera con el Oscar. Por cierto, me han venido unas ganas locas de ver el film que protagoniza.
Y no mucho más. Penélope Cruz no se ha llevado el Oscar; otra vez será, Penélope.
Y mencionar también la Mejor Película de Habla no Inglesa: Almodóvar y Tarantino le han dado el Oscar a Juan José Campanella, por su maravillosa cinta de producción argentina, El Secreto de sus Ojos.
Y la noche más importante del cine internacional llegó a su fin. La gala, presentada por A.Baldwin y Steve Martin, decepcionó mucho. Para el próximo año que aprendan de Buenafuente y su genialidad.
Hay que mencionar también la fuerte nevada que ha caído hoy en Barcelona y alrededores. Una nevada como no se producía desde hacía ya alguna que otra década. Y ha ocurrido lo que suele ocurrir con estas cosas: todo el mundo ilusionado, paraguas en mano pero no sobre la cabeza, para notar qué sensación se siente al notar caer los copos. Pero si es igual que la lluvia, he pensado yo (aunque tengo que reconocer que también me ha hecho ilusión que nevara). Mi padre, cámara de fotos in en mano, se ha levantado de su necesaria siesta, solo para hacer fotitos a sus niñas. Y ale, todos a la calle, felices por la alfombra blanca que cubría el asfalto (más larga que la de los Oscar y todo).
Pero dejando de lado esta felicidad momentánea que la nieve nos ha producido, esto es preocupante, como mínimo. Y lo digo porque el planeta ya no nos puede dar más toques de atención. Todo ser vivo, cuando algo le molesta, lo muestra o lo insinúa. Bien, el planeta empezó insinuándonos, que le molestaba que le hiciéramos cosquillas, pero es que luego lo molestábamos día y noche, y ya se está cansando. Y cuando se enfada es peligroso, porque ha matado casi 280000 personas en los últimos 2 meses. "Hay fuerza más poderosa que esa?" Difícilmente. El que avisa no es traidor, y la Tierra nos está avisando. Y no es por ponerse apocalípticos, pero alomejor los Mayas o la tribu que fuera tenían razón.

jueves, 4 de marzo de 2010

Only

Nunca me había pasado.
Nunca hasta que ha pasado.
Las semanas, las paso en soledad. Es extraño, pero nunca jamás me había sentido tan sola. Yo y mis melancolías, siempre había sentido bastante soledad, pese a estar rodeada de personas que en teoría me apreciaban. Ahora no es así. Ahora no paso las semanas en compañía de nadie, ahora soy tan solo un punto en el universo que da vueltas buscando yo que sé qué. No entiendo porque el destino se ha comportado así conmigo. Mi sino parece querer que todas las personas a las que aprecio no estén nunca cerca de mí, ni yo de ellas. Y me olvido de esas personas. Siempre estoy esperando algo, pero ese algo nunca llega. Las gentes bailan a mi alrededor, pero yo me quedo sin pareja, y no entiendo porqué.
Es extraña esta soledad, y es fría, y se mete por los recodos de mi cuerpo, me provoca frío.

martes, 2 de marzo de 2010

Cosas que hacen que la vida valga la pena (parte I)

El pelo despeinado.
Que me digas que me quieres con la guitarra sonando por detrás, buscando el tono, como quien no quiere la cosa...
El sonido de algo que suena a Andalucía, a ese soniqueteo.
El mar y sus olas, grandes y limpias.
Un choque de miradas y una risilla ahí medio...ay!
Libros que te llevan a estar en vilo por unas (simples) páginas de papel
Te quiero mucho "tía"...
Los niños con una sensibilidad especial
Leer teatro y descubrir cosas nuevas.
Lo que llevo vivido y lo que aún me queda...
Recuerdos de toda una vida.
Escuchar boleros.

martes, 16 de febrero de 2010

La noche del cine español

El domingo por la noche se celebró la vigésimo cuarta edición de los Premios Goya, aquellos premios que entrega la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, y que premian los mejores trabajos del cine de producción española.
La gala empezó muy bien, este año conducida por el showman Andreu Buenafuente, al que yo adoro y que supo llevar la gala más vista de la historia de los Goya.
Glamour, arte, talento y emoción se mezclaron en una gala divertida, amena y corta, donde no faltaron las sorpresas.
Celda 211, de Daniel Monzón, fue la ganadora de la noche, con 8 premios Goya; le siguió Agora del increíble Alejandro Amenábar, con 7 estátuas.
Marta Etura dedicó unas palabras hermosas y generosas a todos los que la habían ayudado a llegar donde estaba, sosteniendo su Goya por mejor actriz de reparto y afirmando que no pesaba tanto como ella pensaba. Y precisamente dedicó su premio a "su amor", Luis Tosar, el que más tarde se hizo con el Goya a mejor actor, por su interpretación de Malamadre. Los dos me parecieron una pareja estupenda, además de buenos actores; se lo merecían.
Por su parte, la no presente Soledad Villamil se hizo con el Goya a mejor actriz revelación, por su papel en El Secreto de sus ojos de Juan José Campanella; esta película también se proclamó Mejor película hispanoamericana.
El argentino Alberto Ammann ganó el de Mejor Actor revelación también por Celda 211, y el mejor actor de reparto fue Raúl Arévalo por su personaje en Gordos, de Daniel Sánchez-Arévalo.
Finalmente, uno de los premios más merecidos en lo que actores se refiere, fue el de Mejor Actriz, que se lo llevó Lola Dueñas. Me encanta esta atriz y su personaje en Yo también es, simplemente, magnífico.
Pero lo que más emoción me causó -y creo que a todo el mundo- fue el Goya de Honor para Antonio Mercero, este magnífico director pero mejor persona, que tantas alegrías nos dio con series como Verano Azul o Farmacia de Guardia. ¿Cómo no recordar esta maravillosa serie? Esos vecinos yendo a comprar, esa Lourdes peleándose con Carlos Larrañaga, Romerales haciendo de las suyas...En fin, que Mercero me ha hecho feliz y ha construído parte de mi infancia. Y no puedo acabar este escrito sin acordarme de Planta 4ª, genial drama en clave de comedia sobre parte de la vida de Albert Espinosa. Mercero recibió el Goya en su casa de manos de Alex de la Iglesia, y sus ojos se llenaron de emoción cuando le dieron el premio. «Lo único bueno del Alzhéimer es que mi padre pueda ver Cantando bajo la lluvia 500 veces como si fuese la primera vez», comentaba emocionado su hijo.
Y más emoción y sorpresa hubo aún cuando Pedro Almodóvar hizo entrada, presentado por Rosa María Sardá y Buenafuente. Almodóvar se había reconciliado con la Academia, y todo el mundo lo recibió con un efusivo aplauso. Precisamente fue él quien entregó el Goya a Mejor Película, que recayó en Celda 211.
Una gran noche para el cine español. De la Iglesia, director de la Academia, pidió más subvenciones y humildad para el cine español, en un discurso de lo más acertado.
Esperemos que el año que viene podamos disfrutar igual o más que este año, que ha sido memorable. Yo voto por fichar a la Sardá junto con Buenafuente. Simplemente geniales.